Siento que no lo merezco

Cuando atiendo a personas en mi despacho, normalmente llegan a través de una petición para mejorar su gestión del tiempo, capacidad de gestionar personas o sentir más confianza; éstas son peticiones muy habituales que suponen fuentes de incomodidad Lo que ocurre muy a menudo es que al empezar a considerar conjuntamente las dificultades que encuentra la persona aparece alguno de los tres grandes temas

No puedo: En el no puedo la personas siente que le falta o bien el poder o fortaleza personal o bien la capacidad para realizar aquello que desea. No es posible Significa que desde su mirada, con las posibilidades que considera que dispone y las opciones existentes en su entorno, la persona ve Imposible la realización de su deseo o voluntad No valgo /no merezco Esta es quizás una de las más duras limitaciones que las personas enfrentan para desarrollar sus opciones personales.

Mientras el “no puedo”, en su dimensión de capacidad, suele ser una faceta razonablemente pública que reforzamos con formación o asesoría; el “no merezco” es íntimo y vivido desde el sufrimiento y la soledad. La persona “no merezco” siente que no tiene derecho a experimentar, o triunfar o a obtener algún beneficio importante para sí misma. En nuestras sesiones encontramos muchas personas que por cargar un “no merezco” dejan de perseguir sus sueños, se entregan a un tipo de vidas y relaciones que les lastiman y dejan de hacer contribuciones personas que serían un regalo para todos. Los “no merezco” se detectan a través de sus derivadas: “me dejo la última de la lista para reclamar lo que quiero”; usan más de lo habitual “tengo que..” en lugar de “quiero…”; “mejor que el o ella no se enfade”; “que le vamos a hacer esto siempre ha sido igual”; “siempre termino tarde mi trabajo por ayudar a los demás”. Estas expresiones, que por sí mismas no son determinantes, sí manifiestan una cierta realidad para la persona que las expone, y esta realidad es “soy poco valioso o valiosa y los otros son mejores/más valiosos que yo” y por eso todo lo que me sucede (aunque me fastidie) es lo que tiene que ser. ¡Basta ya! Que esto nos suceda sólo significa que es la forma que tenemos de manejarnos, no que deba ser así. Nuestra educación pesa sobre nosotros, pero del mismo modo que aprendimos algo podemos aprender nuevas formas de manifestar quienes somos. Podemos mejorar nuestra relación con nosotros mismos. Si sientes te alguna cosa escrita aquí va contigo, busca apoyo porque vale la pena, de verdad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *