,

Saber establecer las prioridades: El cuento de la vasija

Ahora es domingo por la noche y todo está en orden en casa (los niños duermen, las cosas del cole del día siguiente están preparadas…). Hace años que tengo una costumbre y me consta que muchos de vosotros también. Se trata de hacer una proyección de la semana el domingo por la tarde-noche. Me gusta hacerlo entonces porqué el sábado actúa en mi caso como un desacelerador de hábitos y el domingo me ayuda a pensar con mayor distensión.

Hoy me he preguntado en qué medida lo que tengo planificado para esta semana está alineado con lo que me gustaría llegar a ser, poder contribuir, o simplemente ajustar de mi vida actual a mi vida futura y me he acordado del cuento del viejo profesor , os lo explico:

Un viejos profesor delante de un auditorio con una vasija en una mesa, coloca tres piedras grandes dentro y pregunta al auditorio ¿está llena? La respuesta general es sí; entonces coloca un poco de grava en entre los agujeros de las piedras grandes y pregunta ¿está llena?; aparecen algunas dudas pero la gente dice que ahora sí, entonces rellena los espacios entre la grava con arena de playa y vuelve a preguntar, ante las sorpresas nadie responde y para finalizar el profesor llena con un jarrón de agua toda la vasija… y pregunta ¿qué pretendo demostrar con esto?. Nadie responde. La respuesta es que nuestra vida es finita y que si no colocamos primero las piedras grandes: lo importante (familia, amigos, salud), no podremos hacerlo luego. Pero si lo hacemos primero, el resto de cosas (piedras más pequeñas) encontrarán su lugar.

He pensado también en la idea de felicidad aplazada que ya comenté y en cómo muchas veces nos anclamos en la actividad, en ocasiones frenética, del día a día y no damos los pasos que debemos dar para obtener lo que realmente queremos. Esto es como ser un-a estupendo-a conductor de coches y salir a toda velocidad sin ninguna dirección ni objetivo. Nos mantiene ocupad@s y usando nuestros recursos de forma eficiente pero no nos coloca en la dirección de dónde nos gustaría estar.

Existen, ya lo sabes, realidades tan diferentes y tan complejas que no nos ayudan a poner las piedras en el orden correcto para nosotros:

– Los niños me absorben.
– Ahora con la hipoteca no me puedo plantear otra cosa.
– Siempre he funcionado así.
– Tengo unas necesidades de ingresos altas.
– Que dirán mis padres/pareja/amigos/enemigos….
– No sé por dónde empezar y como me genera angustia prefiero no pensar.
– No se si sabré, no me lo merezco, no puedo…
– Estoy cómod@ (seguro que se os ocurren un montón más)
En fin cada uno tenemos la nuestra y no pasa nada. Sólo recordar que aún teniendo nuestras agendas llenas de compromisos todos importantes, es necesario hacer espacio para las piedras grandes, que cada día que pasa, cada semana, cada mes podamos dar un paso más para llenar nuestra particular vasija de aquello que nos importa.
Vamos a usar el freno de mano, desacelerarnos y reenfocar la situación y el tipo de realidad que tenemos entre manos.
No a estar ocupad@ por que si, Si a estar ocupado con sentido.
Feliz semana
Toni
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *