, , ,

No te rindas

Este post propone unas palabras de aliento para aquellos y aquellas que, día a día, lo intentan y están en la brecha.

¿Qué cansancio, verdad? ¿Cuantas veces sientes que ya no puedes más? Intentas todas las cosas que has aprendido, los trucos, el recorte en corto, todas tus destrezas y al final nada cambia, ni mejora ni se mueve; sólo un languidecer de opciones que cada vez va a menos.
¿Cómo no desanimarse?, ¿Cómo no abatirse?, ¿Como no desesperarse? ¿Verdad? No voy a contarte una milonga de pensamiento positivo del tipo “si quieres puedes”; el entorno está realmente muy duro. Todos y todas llevamos tiempo en un contexto muy complicado, demasiado tiempo..Para algunos que no tienen trabajo y que por más que pelean, no les sale; para otros que sí lo tienen y les cuesta una inmensidad mantenerlo por mil motivos….Veo a diario el cansancio en su mirada, y también la desesperación (que no hay esperanza que “esto” cambie) y también lo entiendo. Veo a muchas personas sometidas a gran presión para obtener un tipo de resultados y no saben cómo llegar a ellos, porqué a fin de cuentas nadie lo sabe.

No tengo una respuesta clara de cómo afrontar tanta incertidumbre, pero puedo compartir contigo un poema precioso de Benedetti que es una clara llamada a resistir, a seguir en la lucha, a no abandonarse… 

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
Mario Benedetti
No te rindas

En ocasiones, tanta lucha, tanta exigencia nos deja exhaustos; “Descansa, descansar no es abandorar, es retomar energías para seguir en el camino”

Estos días de Semana Santa, pueden ser la puerta al descanso necesario. Salir a pasear las neuronas por ahí, encontrar espacio para uno/a mismo/a, para tomar un café, para leer, para oxigenarse y “alejarse” un poco de la lucha diaria; no para negarla ni olvidarla, sinó para tomar el respiro necesario y volver al Camino con más energía.

Puedes decidir fijarte objetivos, poner en marcha planes, consultar webs, ver videos inspiradores, cualquier cosa que te sirva es válida, cuidate tu para poder cuidar de tu camino y tu tarea.

Un saludo,

Toni