Todos nos podemos beneficiar del coaching, independientemente del tipo de profesión, condición, sexo o status social pero hay momentos específicos que los englobamos dentro del término amplio de transición profesional en que las personas tienen especial inquietud y se plantean el acompañamiento de un profesional para que les ayude en el desarrollo de su talento.

Coaching para Profesionales Independientes

a) ¿En qué te puede ayudar?

Todos necesitamos contrastar nuestra forma de ver la realidad, abrir nuevas perspectivas y revisar la el modo de sacar más provecho a las propias capacidades.

El coaching te apoya entre otras cosas a:

  • Adquirir un mayor conocimiento y comprensión de ti mismo.
  • Identificar e integrar valores, intereses, y talentos en tu trayectoria profesional.
  • Identificar y alinear tus objetivos profesionales con tus valores personales. – Clarificar tu situación profesional
  • Aumentar tu confianza.
  • Incrementar tu energía y proactividad.
  • Tomar conciencia de tus fortalezas en relación a los objetivos que quieres alcanzar.
  • Detectar los factores que bloquean el desarrollo de tu potencial y eliminar o disminuir miedos, inseguridades y otros obstáculos.
  • Planificar,  ejecutar y mantener las acciones necesarias que te permitan alcanzar tus metas.
  • Incorporar aprendizajes profundos que pasarán a formar parte de tu personalidad y que perdurarán más allá del tiempo que dure el proceso de coaching.

b) ¿Quién se puede beneficiar?

Todos nos podemos beneficiar de un proceso de coaching, independientemente del tipo de profesión, condición, sexo o estatus pero en el caso de los profesionales independientse, por su particularidad de tener que “jugar muchos papeles” profesionales, resulta clave para clarificar objectivos, opciones y pautas de acción.

  • Personas que estamos al inicio de nuestra trayectoria profesional,  y ocupamos un trabajo “que nos salió” pero no sabemos si es lo que queremos ni hacia dónde nos dirigimos.
  • Personas que tenemos conciencia de un potencial para desarrollar y necesitamos identificar las capacidades latentes y ponerlas en acción.
  • Personas que somos conscientes de la necesidad de desarrollar alguna competencia específica como por ejemplo mejorar la capacidad de negociación o resolución de conflictos.
  • Personas que hemos accedido a un nuevo cargo que nos pide nuevas habilidades y queremos reducir el periodo de adaptación.
  • Personas que no encontramos satisfacción en nuestra ocupación actual, necesitamos conectar más con nuestras motivaciones y necesidades y trabajar más acorde con nuestros valores.
  • Personas que debemos enfrentar situaciones profesionales complejas o sacar adelante proyectos importantes o difíciles.
  • Personas emprendedoras que estamos poniendo en marcha un negocio y necesitamos compartir y contrastar los pasos que vamos haciendo.