, ,

Vivir en espacios separados, crear las circunstancias

Escribo desde el teléfono una breve reflexión. Hoy vengo de Comex Integracion (da gusto ver como empresas determinadas apoyan el desarrollo interno), hemos desarrollado un programa para acompañar a sus directivos a tener mas opciones y considerar nuevas visiones. Hoy hemos terminado. Creo que esta muy bien poder empezar y sobre todo poder llegar hasta el final. Abrir y cerrar capítulos, poder desarrollar actividades en compartimentos estancos. Abrir un espacio en la agenda y darnos permiso para pensar sobre nuestras practicas nos ayuda a mejorar (a todos).
Poder separar espacios donde nos permitimos, siendo nosotros mismos, desarrollar distintas facetas me parece una buena estrategia para enfrentar la complejidad que nos envuelve.
La pregunta que se me ocurre es si cada uno de nosotros abre en su agenda personal un “compartimento” para hacer crecer aquello que le importa.
“Si no creamos las condiciones, nada pasara” Y tu, ?creas las condiciones o ellas te crean a ti?
Un abrazo
Pd. Dedicado a Noelia y a Lora, dos ejemplos profesionales de grandes personas que crean las condiciones.

, , ,

No te rindas

Este post propone unas palabras de aliento para aquellos y aquellas que, día a día, lo intentan y están en la brecha.

¿Qué cansancio, verdad? ¿Cuantas veces sientes que ya no puedes más? Intentas todas las cosas que has aprendido, los trucos, el recorte en corto, todas tus destrezas y al final nada cambia, ni mejora ni se mueve; sólo un languidecer de opciones que cada vez va a menos.
¿Cómo no desanimarse?, ¿Cómo no abatirse?, ¿Como no desesperarse? ¿Verdad? No voy a contarte una milonga de pensamiento positivo del tipo “si quieres puedes”; el entorno está realmente muy duro. Todos y todas llevamos tiempo en un contexto muy complicado, demasiado tiempo..Para algunos que no tienen trabajo y que por más que pelean, no les sale; para otros que sí lo tienen y les cuesta una inmensidad mantenerlo por mil motivos….Veo a diario el cansancio en su mirada, y también la desesperación (que no hay esperanza que “esto” cambie) y también lo entiendo. Veo a muchas personas sometidas a gran presión para obtener un tipo de resultados y no saben cómo llegar a ellos, porqué a fin de cuentas nadie lo sabe.

No tengo una respuesta clara de cómo afrontar tanta incertidumbre, pero puedo compartir contigo un poema precioso de Benedetti que es una clara llamada a resistir, a seguir en la lucha, a no abandonarse… 

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
Mario Benedetti
No te rindas

En ocasiones, tanta lucha, tanta exigencia nos deja exhaustos; “Descansa, descansar no es abandorar, es retomar energías para seguir en el camino”

Estos días de Semana Santa, pueden ser la puerta al descanso necesario. Salir a pasear las neuronas por ahí, encontrar espacio para uno/a mismo/a, para tomar un café, para leer, para oxigenarse y “alejarse” un poco de la lucha diaria; no para negarla ni olvidarla, sinó para tomar el respiro necesario y volver al Camino con más energía.

Puedes decidir fijarte objetivos, poner en marcha planes, consultar webs, ver videos inspiradores, cualquier cosa que te sirva es válida, cuidate tu para poder cuidar de tu camino y tu tarea.

Un saludo,

Toni

 

 

“Estoy quemado”

En una de mis recientes sesiones de prueba la persona venía a buscar un cierto acompañamiento para cambiar de trabajo. Tras un periodo de desarrollo profesional muy intenso, sentía que era el momento de dar un nuevo giro profesional. Hablamos de distintos temas hasta que llegamos al nucleo del tema. Se sentía triste. Aquello ya no era lo de antes, le cansaba lo de siempre, no sentía ilusión, ni reconocimiento, ni nada…”emoticograma plano” (si existe la expresión).

Esta persona, había perdido la conexión con su trabajo. Este sentido fundamental que muchas personas poseen con aquello que hacen, que les aporta contibución, misión o realización personal.

Si perdemos esta conexión con nuestra contribución, con el sentido de lo que hacemos, cualquier obstáculo se vive como una queja, una mínima dificultad como molestia y un NO como una frustración.

Cuando perdemos ese “delgado hilo rojo” que nos conecta desde nuestra contribución a nuestra tarea , corremos el alto riesgo de desmotivarnos y terminar en burnout (estar quemados).

Cuando una persona entra en síndrome de estar quemada, suelen manifestarse aspectos de esta índole:

Psicosomáticos: cefalesa, problemas para dormir, problemas estomacales , tension o dolor muscular, etc.
Conductuales: absentismo, abuso café, tabaco, alcohol, etc.
Emocionales: tristeza e incluso depresión, irritabilidad, dificultad de ver los aspectos positivos de la realidad.
Entorno laboral: cierta hostilidad, comunicación interpersonal muy pobre, resultados del trabajo de peor calidad

Hoy en dia, la realidad profesional es muy exigente y compleja, nos vemos sometidos a una demandas muy elevadas y la presión por alcanzar resultados nos sitúa a tod@s en riesgo.

También es cierto que existen estrategias de prevención del “burnout” y que vale la pena considerar; desde la meditación, la buena gestión del tiempo, recordarse cada día para qué uno está en esa ocupación son estrategias mentales de gran utilidad. Del mismo modo, descubrir y potenciar los propios recursos para enfrentar situaciones de exigencia es extraordinariamente útil.

Herramientas como la PNL ayudan a revelar aspectos propios que nos fortalecen ante los retos de cada día. Si sientes que estas en riesgo, muévete, apuntate a un taller de algo, pide ayuda o cómprate un libro pero no te dejes, no te rindas. La vida es demasiado breve para estar “quemad@”.

Un abrazo

*Foto tomada de El Confidencial.com

,

Ya no quiero ser jefe (así) ¿puedes ayudarme?

Con el principio del curso escolar se activan los temas profesionales. Una vez los niños están con el cole activado, los padres nos llaman para comentar sus inquietudes. “Ya no quiero ser jefe” me comentaba un directivo. Antes- reflexionaba- tenía un trabajo en el que hacía cosas. Pensaba como crear algo, hacia un prototipo y podía construirlo. Tenía un oficio, ahora soy El Jefe y me encuentro un poco perdido, ya no creo nada.

Como jefe ahora me reuno con todos, y se supone que debo:

– saber llevar una reunión

– saber qué hacer en cada momento

– saber como decir las cosas a cada uno para que no se sientan mal y se sientan motivados

– ser eficaz e innovador

– ser eficiente pero no aburrido

– transmitir confinaza

– tener visión estratégica, pero llevando atención al corto y medio plazo

– saber convencer pero sin imponer

– saber moverme por la organización y ser político

– tejer redes de relaciones sociales, tener contactos

– actualizarme en mis competencias profesionales

– hacer deporte

– cuidar a mi equipo

– ser un professional dedicado pero no un esclavo del trabajo

– conciliar….

– ser el ejemplo a seguir

“estoy hasta aquí” decía estirándose un pelo de lo alto de la cabeza. Estoy al límite!!!

Algunas personas, motivadas por su exigencia profesional y el compromiso con el proyecto empresarial, van progresivamente asumiendo mayores áreas de desarrollo y responsabilidad y llega un momento en que se encuentran cerca del colapso.

¿Puede el coaching ayudar? El coaching lo que pretende es sencillamente generar mayores alternativas ante una situación problema para que la persona pueda emprender caminos distintos y mejores a todos los niveles. Cuando llega una dificultad como esta sí existen algunas pautas que se pueden seguir, aunque probablemente no será un camino cómodo todo el trayecto.

Muchos de estos jefes (o profesionales en general) que pretender llegar a todo e incluso lo consiguen durante un tiempo, han perdido o la referencia a unos valores íntimos que vertebren su línea de conducta personal.

Por desconexión, desconocimiento, u otros motivos perdemos la referencia y entonces todo es importante y todo urgente. Ahí nos supera la tarea y el estrés y nos debilitamos. Perseguimos 15 objetivos simultáneos y llegamos al final del ejercicio con un rendimiento escaso debido a la dispersión y exhaustos por el esfuerzo hercúleo y estéril. Ya se sabe quién mucho abarca…

Entonces queremos ir al otro lado, y cómo el péndulo necesitamos un cambio radical porque ya estamos quemados. Y aparecen muchas transiciones profesionales o revelaciones vitales. Llegados a nuestros límites las cosas se hacen más claras. ¿Pero por qué no, antes de llegar ahí hacer una pausa, detectar que está pasando y hacer un reset? Existen muchas alternativas: puedes contratar un coach, o revisar tu agenda, o pararte un momento y revisar cuales son tus valores y cómo están o no reflejados en tu vida, o abrir espacio para el deporte. Sea lo que sea, si detectas que alguna cosa no funciona, actúa. No le des muchas vueltas y actua.

Te dejo un video que ha colgado Pedro Salas en Facebook , seguro que te gusta; y es que muchas veces las cosas son muy sencillas.

¿Quejarse para qué?

En algunas sesiones de coaching de equipo, uno tiene la sensación que el trabajo no avanza.. Los temas tratados no encajan en el día y las cosas resultaban difíciles de activar.
Una y otra vez se repite un discurso, en cierto modo socialmente aceptado (y en lo personal cargado de razones y evidencias) por todos los miembros, de queja y crítica constante de “esto no funciona”, “la dirección tendría que ver qué está pasando”, “ no tenemos responsabilidad sobre lo que nos ocurre”, etc, etc, etc. Muy humano pero ¿y después de quejarnos qué?
tomado de quierolopositivo.blogspot.comSi entendemos que todas nuestras relaciones son sistémicas, entonces ¿qué responsabilidad tenemos y en qué también, somos (en muchos casos) parte del problema.
Quería compartir contigo estos puntos por si pueden ser de tu interés. Algunas consideraciones para transformar la queja en algo que te ayude.
1. Lleva la atención a alguna cosa que está dentro de tu (cito a S. Covey) círculo de influencia. Dónde tu puedes tener impacto en los resultados finales y de proceso; en contraposición de tu círculo de preocupación en el que tienes muchas preocupaciones pero ningún margen de actuación.
2. Implícate en ser parte activa del proceso de cambio y de transformación de la realidad inmediata en la que te encuentras. Esto quiere decir también que nosotros somos actores y resultados del propio cambio que operamos.
3. Enriquece la visión tradicional del jefe explotador y al que podemos criticar porqué si, porqué está ahí, a una visión más madura dónde nosotros complementamos a nuestro jefe y formamos así un equipo de alto rendimiento. La verdad, es que los jefes, aunque no lo pareza, también son personas y hacen lo que pueden.
De si debemos o no asumir este tipo de rol podemos tratar en otro post, dejo a vuestras aportaciones cómo continuar.
En cualquier caso lo interesante del tema es que las dificultades salen a la superficie cada vez que quieres hacer algo con el equipo, y con este proceso de salir puedes tratarlas, cuestionarlas, acompañarlas, removerlas al fin y al cabo para revisar patrones estériles de queja inútil, que si bien te cargan de razones y te permiten justificar tus acciones no apoyan en nada tu proceso de crecimiento personal y profesional, ni a la organización mejorar su desempeño.
Lo que os propongo es básicamente una llamada a la acción y a la responsabilidad.Me gustaría compartir con vosotros una cita:
Nuestro mayor temor no consiste en no ser adecuados. Nuestro mayor temor consiste en que somos poderosos más allá de toda medida. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que nos atemoriza. Nos preguntamos:” ¿Quién soy yo para ser brillante, espléndido, talentoso, fabuloso”.
Pero, en realidad, ¿quién eres para tú para no serlo? Eres hijo de Dios. Tus pequeños juegos no sirven al mundo. Disminuirte a ti mismo para que los demás no se sientan inseguros a tu lado no tiene nada que ver con la iluminación.
Todos estamos hechos para brillar, como brillan los niños. Nacemos para manifestar esta gloria del Dios que está dentro de nosotros. Y no es que esté sólo en algunos; está en todos nosotros. En la medida en que dejamos que brille nuestra propia luz, damos a otros permiso para hacer lo mismo. En la medida en que nos liberamos de nuestro temor, nuestra presencia libera automáticamente a otros. Marianne Willialsom (citada por Nelson Mandela)
Muchas veces entramos en la queja por incomodidades y pequeñeces pero si nos paramos a pensar, podemos ver mucho más, te dejo un corte de Coach Cartes que hace una adaptación de este texto. Espero que te guste.

Centra tu energía en aquello que puedas cambiar, mejorar, innovar, impactar y remueve lo que no funciona; puede ser que tengamos oposición interna pero el tiempo invertido aquí es una alternativa necesaria.
Nada más y mucha suerte a todos.