Entrades

, , , , ,

Seguir hasta el final pese a las dificultades

Hoy me inspira un video que mi amiga Neus Domènech, gran piscóloga enlazó por Fbk. Me ha hecho pensar y me ha emocionado mucho. Qué fácil nos resulta empezar algunos proyectos, ¿verdad? y tambien resulta desalentador ver cómo es dificil mantenernos en el camino, llegar hasta el final. Los obstáculos son muchos y de gran exigencia. No importa. No existe nada que  no podamos superar, aunque nos cueste, aunque nos duela, siempre puedes encontrar una mano amiga que te apoye y este a tu lado para alcanzar tu sueño. La vida es demasiado corta para, por lo menos no intertarlo.

Todos tenemos el derecho y el deber de perseguir nuestro sueño.

Y si te caes, te levantas, te sacudes el polvo de tus ropas, tu  orgullo lastimado y sigues un paso, y otro paso, y otro paso hasta el fnal; porqué no es el final lo que es importante sinó el deseo, la determinación y el empeño de hacer el viaje. Espero que os guste tanto como a mi. El texto que podéis encontrar dice: La vidas está llena de dificultades, lo importante es volver a levantarse, y llegar hasta el final, lo llevamos dentro. Aunque la traducción tampoco es necesaria ¿verdad?. Seguimos…hasta el final.

, , , ,

Vivir en espacios separados, crear las circunstancias

Escribo desde el teléfono una breve reflexión. Hoy vengo de Comex Integracion (da gusto ver como empresas determinadas apoyan el desarrollo interno), hemos desarrollado un programa para acompañar a sus directivos a tener mas opciones y considerar nuevas visiones. Hoy hemos terminado.

Creo que esta muy bien poder empezar y sobre todo poder llegar hasta el final.

Abrir y cerrar capítulos, poder desarrollar actividades en compartimentos estancos.

Abrir un espacio en la agenda y darnos permiso para pensar sobre nuestras practicas nos ayuda a mejorar (a todos).

Poder separar espacios donde nos permitimos, siendo nosotros mismos, desarrollar distintas facetas me parece una buena estrategia para enfrentar la complejidad que nos envuelve.

La pregunta que se me ocurre es si cada uno de nosotros abre en su agenda personal un “compartimento” para hacer crecer aquello que le importa.

“Si no creamos las condiciones, nada pasara” Y tu, ?creas las condiciones o ellas te crean a ti?

Un abrazo
Pd. Dedicado a Noelia y a Lora, dos ejemplos profesionales de grandes personas que crean las condiciones.

, , ,

Vivir en el momento presente

Este post expone la dinámica habitual de evitar estar presente en momentos de exigencia.

En una de mis últimas sesiones, abordamos con mi cliente cómo ante determinadas situaciones parece que la persona no estaba con toda su atención en lo que le sucedía. “Cuándo estoy en una reunión, pienso lo que debo hacer en casa, cuando estoy en casa le doy vueltas al proyecto, con un amig@ pienso en la lista de la compra, y en el super me acuerdo de llamar a un proveedor” decía. Estoy exagerando, claro; aunque menos de lo que parece.

La cuestión es que resulta muy dificil estar con atención plena en aquello que tenemos entre manos y se nos va la cabeza, literalmente, a lugares dónde parece que no es llamada. Esto es francamente una lata y nos enfadamos con nosotros y nosotras mismos/as porqué no entendemos porqué nos sucede. Entonces nos dedicamos con amyor empeño.

Esto no tiene sentido, nos decimos; pero si lo tiene y mucho. Cualquier cosa que nuestro sistema (cuerpo/mente) realiza, tiene algún propósito positivo para nosotros, aunque a primera vista pueda parecer ilógico, descabellado o fuera de sentido.

En PNL lo denominamos el principio de la intención positiva y hace referencia a que cualquier comportamiento pretende algo bueno para la persona, a pesar que la forma en que se manifiesta sea desagradable o desafortunada.

La pregunta que debemos hacernos es qué obtenemos nosotros de este tipo de comportamiento, ¿qué beneficios resultan? Más allá de la forma de conducta que se revela, debemos llevar nuestra atención a qué se pretende alcanzar.

En el caso de nuestro cliente, la persona sólo pretendía dejar de absorber una mayor responsabilidad ante una agenda personal claramente desbordada. En una palabra: descansar. Si la persona no deja de aceptar más responsabilidades, el cerebro (con perdón) se da las vacaciones que nosotros no le damos. ¿quién se equivoca?

Seguimos…

,

Las dificultades de pedir lo que uno necesita.

En mi experiencia profesional como coach, me encuentro muchas veces que las personas vienen a verme con un diagnóstico y con una solución ya planteada.

Muchas personas sienten que su vida está bloqueada, se sienten desorientados, desmotivados o desesperados y creen que existe alguna cosa “ahí fuera” que les ayudará y que resolverá todos sus problemas e inquietudes. Lo siento la fórmula mágica no existe, ese no es el camino.

Planteo esto porqué muchas veces las personas se acercan al coaching con la petición, por ejemplo de cambiar de empleo porqué no están motivados y sin parar un segundo para pensar qué les motiva hacen listas y listas de cosas que tal vez les puedan gustar pero parece que ninguna les agrada lo suficiente y se desesperan y siguen buscando fuera de si, una y otra vez hasta la extenuación.

Pocos, muy pocos se paran y se preguntan qué quiero, qué me sienta bien, qué cosas me gustan hacer…porqué cómo la respuesta no sale rápida y certera se incomodan y lo dejan. Otros que saben lo que quieren, se autoreprimen y no lo dejan salir  porque claro….eso no da dinero, porqué con lo que está cayendo, cómo voy a plantear eso a mi pareja… en fin.

Cuando nuestra cabeza no sabe, nos incomodamos y dejamos la reflexión de lado; cuando la vocación (el corazón) si sabe no le dejamos porqué nos da un “nosequé” que no nos lo permitimos y entonces vamos raudos a buscar fuera lo que ya tenemos y nos cuesta mirar.

En mi trabajo lo que veo es que prácticamente todas las personas, a determinado nivel saben lo que quieren, aquello a lo que son llamados, aunque te juran y perjuran que no lo saben; lo único que necesitan es generar las condiciones necesarias para que esto pueda salir.

Para mi esto recoge la esencia de lo que es el coaching: ayudar a la otra persona a encontrar sus respuestas y acompañarlo a construir su sueño. Una vez más se trata de manifestar nuestra propia singularidad.

Y tu ¿sabes de verdad lo que quieres?

, , ,

“Estoy quemado”

En una de mis recientes sesiones de prueba la persona venía a buscar un cierto acompañamiento para cambiar de trabajo. Tras un periodo de desarrollo profesional muy intenso, sentía que era el momento de dar un nuevo giro profesional. Hablamos de distintos temas hasta que llegamos al nucleo del tema. Se sentía triste. Aquello ya no era lo de antes, le cansaba lo de siempre, no sentía ilusión, ni reconocimiento, ni nada…”emoticograma plano” (si existe la expresión).

Esta persona, había perdido la conexión con su trabajo. Este sentido fundamental que muchas personas poseen con aquello que hacen, que les aporta contibución, misión o realización personal.

Si perdemos esta conexión con nuestra contribución, con el sentido de lo que hacemos, cualquier obstáculo se vive como una queja, una mínima dificultad como molestia y un NO como una frustración.

Cuando perdemos ese “delgado hilo rojo” que nos conecta desde nuestra contribución a nuestra tarea , corremos el alto riesgo de desmotivarnos y terminar en burnout (estar quemados).

Cuando una persona entra en síndrome de estar quemada, suelen manifestarse aspectos de esta índole:

Psicosomáticos: cefalesa, problemas para dormir, problemas estomacales , tension o dolor muscular, etc.
Conductuales: absentismo, abuso café, tabaco, alcohol, etc.
Emocionales: tristeza e incluso depresión, irritabilidad, dificultad de ver los aspectos positivos de la realidad.
Entorno laboral: cierta hostilidad, comunicación interpersonal muy pobre, resultados del trabajo de peor calidad

Hoy en dia, la realidad profesional es muy exigente y compleja, nos vemos sometidos a una demandas muy elevadas y la presión por alcanzar resultados nos sitúa a tod@s en riesgo.

También es cierto que existen estrategias de prevención del “burnout” y que vale la pena considerar; desde la meditación, la buena gestión del tiempo, recordarse cada día para qué uno está en esa ocupación son estrategias mentales de gran utilidad. Del mismo modo, descubrir y potenciar los propios recursos para enfrentar situaciones de exigencia es extraordinariamente útil.

Herramientas como la PNL ayudan a revelar aspectos propios que nos fortalecen ante los retos de cada día. Si sientes que estas en riesgo, muévete, apuntate a un taller de algo, pide ayuda o cómprate un libro pero no te dejes, no te rindas. La vida es demasiado breve para estar “quemad@”.

Un abrazo

*Foto tomada de El Confidencial.com